Inicio Foros Formación en Recursos Montessori para Mayores Ejemplos de prácticas potenciadoras y detractoras Respuesta a: Ejemplos de prácticas potenciadoras y detractoras

#5843

Buenas tardes,
como ejemplo de prácticas potenciadoras diría:
– Ritmo adecuado: respetar el tiempo que la persona necesita para realizar una actividad como por ejemplo afeitarse, vestirse, comer.
– Integrar: fomentar y crear espacios en los que puedan participar todas las personas del centro en la realización de una actividad y conversación.

Respecto a las prácticas detractoras diría:
– Menospreciar: quitar valor a la acción, pensamiento o comentario de una persona, y por lo tanto no permitirle que realice ciertas actividades y que se desarrolle como persona.
– Imposición: obligar que realice ciertas actividades en contra de la voluntad de la persona, y sin que esta pueda hacer nada para cambiarlo.

Todas las prácticas merecen ser mencionadas, sin embargo he elegido estas cuatro porque son las que más se repiten de manera negativa en mis centros de trabajo.

Muchas veces se espera que realicen las actividades de la vida diaria al ritmo que tiene pautado el centro y no al ritmo natural de la persona. Sobretodo en la actividad de la alimientación, veo muchos compañeros dando de comer a personas perfectamente autonomas solo por recoger más pronto; o vestir a la persona porque tienen que acabar antes de cierta hora. Dentro de este apartado también se podría incluir el de imposición, como obligar a que vistan ciertas prendas aunque el/la residente refiera que no le gusta, comerse todo lo que le sirven aunque refieran que no tienen más hambre o realizar ciertas actividades de ocio.

También muchas veces los profesionales no ayudamos a que se creen ambientes que favorezcan la integración de las personas, y «apoyamos» indirectamente que se formen grupos.

Y por último, menospreciar o desautorizar a la persona solo por tener ciertos problemas de salud como demencia, deterioro cognitivo, enfermedades reumátoides, problemas de salud mental, etc. Esto hace que la persona se sienta cada vez más desganada, dependiente y que tengan respuestas como «antes sí, pero yo ya no valgo pa´nada hija», o «yo ya no tengo la cabeza para eso».

Un saludo.